> Sr. Presidente del Gobierno
>
> Palacio de la Moncloa
>
> Madrid
>
> El Puig, 27.07.09
>
> Sr. Presidente:
>
> La Directora General de Sostenibilidad de la Costa se ha decidido a denegar el acceso a los expedientes de deslinde del dominio público y la Ministra hace oídos sordos a la queja. Con esto ya no estamos discutiendo si la ley de costas se aplica o no retroactivamente, o con arbitrariedad, sino jugando con derechos civiles como son el derecho a la información y a la defensa, bien recogidos en la Constitución y que no se discuten en ningún país civilizado.
>
> Ante la cerrazón de sus ministros y directores generales, le corresponde a usted ponerle fin a esta vergüenza y a esta actitud que amenaza las raíces de la cultura y las bases de la convivencia.
>
> Seguro que habrá escuchado alguna vez la palabra patria. Cuando le remití, en enero de 2008, mi informe relatando los abusos en aplicación de la ley de costas, yo ya tenía decidido presentarlo como queja ante el Parlamento Europeo, pero se la dirigí antes a usted por patriotismo y a fin de no mendigar fuera de España una razón que se podía y debía reconocer en casa. Usted se abstuvo y con esto provocó una situación de vergüenza colectiva para nuestro país cuando Europa, a través de su Parlamento, dio la razón a los ciudadanos y se la quitó a su gobierno.
>
> Vincent Van Gogh, en una carta a su hermano, decía algo así como esto: “tú quizá no sabes qué es la patria”, y le añadía que la patria está formada por cosas cotidianas. “Esas chicas que pasan y sonríen”, ponía como ejemplo, entre otros. No es cuestión de banderas ni de himnos, sino de un sentimiento que hace que cada día confirmemos nuestro deseo de ser un grupo, y por encima de todo del sistema de derechos civiles que solo discuten los fascistas y los tiranos.
>
> No hay patria sin derechos civiles. Los desleales, los que traicionan, los que rompen las reglas del juego, no son las víctimas de estas medidas y prohibiciones que han tenido que cruzar la frontera en busca de justicia, sino quienes las adoptan abusando del poder y creyendo que pueden apropiarse del Estado.
>
> Yo, señor, no deseo ni admito ser súbdito. Como el resto de los españoles, nací con derechos y dignidad, y le exijo que me los reconozca a mí y a todos los ciudadanos a los que su gobierno niega la simple consulta de los expedientes que les afectan y en los que se trama el derribo de sus viviendas y el infortunio de sus familias.
>
> Los enemigos de la libertad son los enemigos de España. No se convierta en su capitán.
>
> José Ortega
>
> Abogado
>
>

http://www.laverdad.es/alicante/20090730/provincia/afectados-costas-acuden-zapatero-20090730.html