Playa Babilonia irá a los tribunales contra Costas

Estado en el que se encuentran las viviendas históricas de la reforestación del ingeniero Mira. ROBERTO PÉREZ
Las casas, de concesión administrativa del Estado, datan de 1929 y deberían estar protegidas en vez de abandonadas

 

HÉCTOR FERNÁNDEZ Alicante

http://www.elmundo.es/comunidad-valenciana/alicante/2017/01/09/586fd1e122601da4548b459c.html

La paciencia tiene un límite y al centenar de vecinos de Playa Babilonia en Guardamar parece que después de 20 años de olvido y desprecio por las administraciones se les está acabando. El último temporal, a mediados de diciembre apunto estuvo de hundir sus viviendas y no están dispuestos a permitir que la naturaleza y «el pasotismo político» lo consiga. Por eso, ya están preparando acciones legales para llevar al Servicio Provincial de Costas (dependiente del Estado) a los tribunales.

La historia de «Las Casas de La Babilonia» data de 1929, como una de las iniciativas del proyecto de reforestación del Ingeniero Mira de la pinada para fijar las dunas que enterraban Guardamar. Son en origen concesiones administrativas muy anteriores al boom turístico de los 60 o la promoción especulativa de las décadas siguientes.

Según explica el secretario de la asociación de vecinos, Manuel López, «se concibieron para protección de lo recién plantado, dando trabajo en su construcción a parados del momento, y promoviendo el habitaje de una zona sin poblar, ya que el pueblo es tradicionalmente de huerta, más que pesquero. El propio Ingeniero Mira tuvo allí su despacho profesional y vivienda propia. Las casas siguen además el plano y modelo del arquitecto y urbanista Larramendi, quien reconstruyó y rediseñó el pueblo tras el conocido terremoto que lo sepultó».

Durante un siglo -continúa- «han convivido con total armonía con el medio, teniendo un mínimo impacto, siendo parte de la estampa tradicional del pueblo de Guardamar (hoy en día todavía utilizadas como reclamo turístico) y con una intrahistoria realmente interesante en lo humano».

Alejadas del mar durante la mayor parte de su historia, sin embargo, todo cambió en 1994 cuando se construyó un espigón en el litoral del municipio como complemento al proyecto de explotación de la desembocadura del río Segura. Un espigón, que como explica López después de que la asociación encargase un extenso análisis (pagado de su bolsillo), fue mal construido, sin estudio de impacto ambiental, sin documentación sobre los materiales utilizados o acerca de la orientación correcta. Aquella acción provocó un cambio en el depósito de los sedimentos y que año tras año el mar haya ido comiéndose la playa hasta llegar a las viviendas.

«Los vecinos somos poseedores de concesiones administrativas en cuanto al uso del suelo, concedidas en procedimiento público y abierto, contando son su debida escritura concesional, y cumpliendo con todos los requisitos legales y tributarios. Pagamos doble de impuestos: canon por el suelo a Costas, e IBI al Ayuntamiento. Pese a ello sufrimos servicios vecinales tercermundistas, de abandono, o directamente inexistentes», continúa López.

Los vecinos se quejan de la imagen que los políticos están intentando trasladar a la opinión pública, idendificándoles con especuladores o casi delincuentes medioambientales «por haber construido tan cerca del mar». Algo muy alejado de la realidad: «La situación jurídica y legal de las viviendas, viene sujeta, en lo principal, a la Ley de Costas, de reciente modificación, manteniendo su legalidad absoluta.De hecho, confiamos en su próxima prórroga concesional tal y como establece la ley. Creemos que tienen un valor añadido y que deberían ser catalogadas, empezando como bienes de interés local», añade López.

Aun así, la naturaleza condicionada por las obras mal realizadas puede llegar a impedirlo: la playa sigue en regresión. Algunas casas han tenido que ser desalojadas y declaradas en ruina mientras ni la administración local ni la estatal toman cartas en el asunto.

En el anterior temporal, desde el ayuntamiento se utilizó el tractor municipal de la playa para realizar un pequeño talud que mejoró en parte la situación. Desde entonces, nada. Dos o tres actuaciones anuales en este sentido podrían aliviar la regresión pero los sucesivos alcaldes, de todos los colores políticos, no han querido implicarse en el problema.

«Estamos estudiando y preparando acciones judiciales, tanto en vía administrativa, contenciosa e incluso penal. La situación es de abandono administrativo absoluto», señala López.

Ya se ha admitido a trámite en primera instancia de Elche un contencioso contra el Ayuntamiento «por el cierre irregular e ilegal de la playa, para desentenderse totalmente de la misma, cuando sí tiene competencias para su protección y arreglo, y como se hace en cualquier municipio de este país».

«Las acciones contra el Servicio Provincial de Costas en Alicante, y su jefa, Rosa de los Ríos, son algo más complejas y conllevan más preparación. Creemos que es una persona realmente negativa en el uso de sus competencias y tratamiento de la zona por absoluto desconocimiento», concluye López, dispuesto a llegar hasta el final.