LA LEY DE COSTAS PREVALECE SOBRE EL PLAN TERRITORIAL Y NO AMPLÍA ESPACIO A LOS CHIRINGUITOS

«La ley que prevalece es la estatal y no puede garantizar más»

PAULA MONSONÍS 

EL MUNDO/ Castellón

http://www.elmundo.es/comunidad-valenciana/castellon/2017/02/13/58a18c1c22601d2e358b458f.html

Montaje de los chiringuitos en época estival. E. M. 

 

El Plan de Acción Territorial de la Infraestructura Verde del Litoral (Pativel) de la Comunidad Valenciana ha llegado a muchos ayuntamientos de la provincia de Castellón como un jarro de agua fría debido a que hay muchas zonas que pasarán a ser no urbanizables, motivo por el que se han presentado multitud de alegaciones. Para los propietarios de los chiringuitos de Burriana, este nuevo proyecto no debió resultar demasiado negativo ya que permite a estos locales de ocio nocturnos ubicados en el paseo marítimo una superficie de alrededor de 300 metros cuadrados, mientras que Costas solo garantiza 150 metros cuadrados más 20 metros para los servicios.

Desde hace años que estos empresarios solicitan más espacio por lo que esta era una noticia positiva. Sin embargo, lejos queda de que se cumpla.

Aunque la Generalitat Valenciana opine de esa forma, el Gobierno es muy tajante en este sentido: «La legislación que prevalece es la Estatal, la Ley de Costas. Es decir, que la administración autonómica puede aplicar límites más estrictos respecto a la extensión de los chiringuitos, pero en ningún caso pueden ser superiores a lo marcados por la Ley de Costas-Reglamento de Costas», explican fuentes consultadas del Ministerio de Medio Ambiente. Así pues, por poner un ejemplo, si el Estado dictamina 60 metros cuadrados, la Conselleria no puede poner 120 metros cuadrados como ocurre en el Pativel.

Por tanto, los dueños de estos recintos deberán volver a ceñirse a la extensión que reza la normativa estatal si no quieren verse de nuevo afectados. Cabe recordar que a mitad de agosto una inspección les obligó a desmontar parte de las instalaciones si no querían ser denunciados con alrededor de 1.200 euros ya que, según Costas, excedían 50 metros cuadrados lo autorizado.

Según las mismas fuentes consultadas del Ministerio, en el caso de Burriana «es el Ayuntamiento quien solicita a Costas autorización para instalar los chiringuitos en dominio público marítimo-terrestre. En los últimos años, se ha venido licitando la superficie de chiringuitos que el consistorio ha pedido». Cuestión aparte es que «se haya ordenado el levantamiento de la parte de estas infraestructuras que, en su caso, se haya comprobado que exceden de lo autorizado».

En relación con al suelo de los chiringuitos en dominio público marítimo-terrestre, vienen expresamente regulados en el Reglamento General de Costas, permitiéndose superficies máximas distintas para tramos naturales (hasta 70 m2) y urbanos (hasta 200 m2, además de una terraza abierta de 70 m2). No obstante, para la administración local esta documentación no queda del todo clara, razón por la que hace ya meses envió un escrito al Ministerio con el objetivo de esclarecer las medidas de instalaciones desmontables como es el caso de estos espacios de ocio que también exigen desde hace tiempo licencia de discoteca para abrir hasta más tarde.

Al respecto, desde el Ministerio aseguran que «las licencias para este tipo de actividad no es competencia de Costas». Además, ni el Ayuntamiento de Burriana ni ningún otro interesado «ha solicitado la ocupación del dominio público marítimo-terrestre mediante discotecas». El siguiente escalón administrativo es el Consell y si se sigue lo citado en el Pativel, los espacios no podrán tener este tipo de autorización porque asegura que «no se entienden como pubs o discotecas».