Costas ordena el derribo de los seis chiringuitos de la playa de Es Trenc

 

  • MIQUEL A. FONT
  • Palma
  • EL MUNDO

http://www.elmundo.es/baleares/2017/04/23/58fc6caa46163fa5748b45a0.html

Hace justo cuatro años fueron los 13 bloques de apartamentos de Ses Covetes los que desaparecieron con la piqueta por orden judicial y ahora serán los seis chiringuitos de Es Trenc. El Ministerio de Medio Ambiente, que tiene las competencias en Costas, ha ordenado el derribo de los chiringuitos de la playa natural de Es Trenc, en el municipio de Campos. La orden deriva de una reciente sentencia del Tribunal Supremo por la que se anula una disposición de la Ley de Costas de 2014 que permitía la subsistencia de chiringuitos de obra en las playas naturales.

Un particular presentó desde Canarias una impugnación a esta disposición transitoria de la Ley de Costas y el Supremo le ha dado la razón. En definitiva, que en las playas naturales, las que no tienen la calificación de urbanas, no puede haber chiringuitos de obra, sólo desmontables y con unas dimensiones máximas muy concretas.

Fue el pasado viernes cuando el Ayuntamiento de Campos recibió la resolución de la Conselleria de Medio Ambiente mediante la que se daba el visto bueno a las peticiones presentadas sobre la instalación de hamacas, sombrillas, pasarelas para minusválidos, torres de socorristas y otros servicios pero al mismo tiempo denegaba la explotación de los chiringuitos siguiendo las directrices marcadas por Costas a raíz de la sentencia del Tribunal Supremo.

Tras la corrección dictada por la Justicia, la Ley de Costas, de aplicación en toda España, sólo permite los chiringuitos desmontables en las playas naturales y estos deben tener una superficie máxima de 20 metros cuadrados a los que se pueden añadir 50 metros cuadrados de terraza. Estos chiringuitos deben desaparecer por completo al finalizar el verano.

En Es Trenc hay desde principios de la década de los 90 seis grandes chiringuitos y todos de obra, incluso cuentan con cimientos, diversas dependencias y baños. En aquella época, años 1990 y 1991, los edificó el Ayuntamiento con la autorización de Demarcación de Costas. Ahora, el Ayuntamiento de Campos no tiene en principio más remedio que derribar los seis chiringuitos y todo ello con la gravedad de que de momento no puede proceder a la adjudicación del servicio de hamacas y sombrillas. El tema resulta aún mas grave porque sin las concesiones, tampoco hay servicio de socorrismos ni servicio de limpieza y todo esto cuando ya están llegando los bañistas y con ellos las quejas por la suciedad en la playa más emblemática de Mallorca.

El Ayuntamiento de Campos está trabajando desde el viernes a contrarreloj en dos frentes. En primer lugar, intenta que Costas le permita aplicar la resolución sobre el derribo de los chiringuitos una vez finalizada la temporada veraniega. En segundo lugar, y siendo consciente de las pocas posibilidades de conseguir este aplazamiento, está preparando el proyecto para derribar las edificaciones y convocar un nuevo concurso para instalar chiringuitos desmontables.

El tiempo corre, la temporada alta está a la vuelta de la esquina y Es Trenc sigue sin servicio de socorrismo, hamacas, sombrillas, chiringuitos y limpieza. Un auténtico desastre para unas arcas municipales donde el 10% de los ingresos previstos anualmente provienen de la explotación de la playa de Es Trenc. Ahora no tiene ingresos y es probable que encima tenga que asumir el gasto de la limpieza de la playa. Habitualmente el Ayuntamiento recibe la autorización de Costas para convocar el concurso de las playas en el mes de marzo y el 1 de abril ya están todos los servicios en funcionamiento. Ahora no se sabe cuánto puede demorarse la resolución del problema. Un contratiempo añadido es la parálisis que hay en Demarcación de Costas de Baleares, que permanece sin jefe desde febrero después del repentino cese del ingeniero Biel Pastor. El Ministerio de Medio Ambiente ha elegido como nuevo jefe de Costas al ex alcalde de Sóller Carles Simarro que todavía no ha podido tomar posesión del cargo debido a una serie de trámites burocráticos. De hecho, Simarro se ha tenido que presentar a un concurso para su nombramiento a pesar de que el mismo ya está decidido. Así las cosas, no hay jefe en Costas que pueda autorizar al Ayuntamiento de Campos a mantener los chiringuitos hasta finales de temporada. Tampoco hay jefe para autorizar en su caso los chiringuitos desmontables.