El Supremo rechaza el recurso de A Illa contra la modificación de la Ley de Costas

La decisión pone fin a la vía judicial y condena a buscar una solución política a las zonas

http://www.farodevigo.es/portada-o-morrazo/2017/04/02/supremo-rechaza-recurso-illa-modificacion/1653406.html

A.G. | A Illa 02.04.2017 | 06:22

Vista de A Illa de Arousa. // Noé Parga

Vista de A Illa de Arousa. // Noé Parga
 

El camino judicial emprendido por A Illa para que se reconociese su singularidad urbanística acabó de forma abrupta esta misma semana. El Supremo decidió rechazar el recurso de casación interpuesto por el municipio contra la decisión del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) de respaldar los criterios de Costas, al no reconocer los núcleos de población de A Illa.

La decisión del Supremo supone un duro varapalo para el municipio, que lleva años reclamando un trato singular en lo que a urbanismo se refiere por la orografía que posee, donde buena parte de sus terrenos se encuentran dentro de la zona de protección de Costas. El Supremo no entró en el fondo de la cuestión, sino que corroboró los fundamentos técnicos que, en su día, expresó el TSXG a la hora de rechazar el contencioso administrativo que A Illa interpuesto contra las modificaciones de la Ley de Costas aprobadas en 2013.

El regidor isleño, Carlos Iglesias, reconocía ayer que la decisión del Supremo supone un duro varapalo para los intereses de los vecinos de las zonas afectadas, además de “poner fin a la vía judicial, por lo que ahora no nos queda otro camino que activar, de nuevo, la vía política y buscar fórmulas que no coarten nuestro desarrollo urbanístico”.

En concreto, los puntos que se han quedado fuera de las modificaciones aplicadas en la Ley de Costas son Rubas, Semuiño, Aceñas-Espiñeiro, Abilleira y Cabodeiro, lugares en los que se limitan, de forma considerable, los derechos urbanísticos de los propietarios de terrenos.

El contencioso, que se presentó en 2015 y fue rechazado por el TSXG el pasado 22 de septiembre, se fundamentaba en que todos esos puntos contaban con los servicios básicos antes de la entrada en vigor de la normativa de 1988, por lo que era necesario rebajar la línea de protección litoral de los 100 a los 20 metros. Iglesias apunta que “esos núcleos están plenamente justificados, ya que en su día aportamos a Costas documentación que demostraba que en esos lugares se contaba con los servicios básicos que indica la Ley antes de su aprobación en 1988”.

Pese al varapalo sufrido, Iglesias asegura que el grupo de gobierno “va a seguir luchando para que A Illa tenga el reconocimiento urbanístico adecuado”. El regidor se sentará en breve con los asesores jurídicos para ver que camino emprender y analizar no solo esta sentencia, sino la emitida por el TSXG en la que sí se le reconoce a O Grove su lucha por la supervivencia de sus núcleos costeros.