2012/01/26 Nota De Prensa :- Ante El Debate Social Sobre La Reforma De La Ley De Costas PNALC


El anuncio del Ministro Arias Cañete de una profunda reforma en la ley de costas ha despertado un debate social y en particular la reacción de los grupos ecologistas que temen una nueva colonización de las playas con cemento.

La Plataforma Nacional de Afectados por la Ley de Costas, pionera en la defensa colectiva frente a los abusos de la ley de costas y principal promotor de la reforma, no cuenta en su seno con constructores, promotores o especuladores, sino con ciudadanos de la clase media que se vieron sorprendidos cuando el gobierno dibujó una línea y les expropió unas viviendas plenamente legales y obtenidas con mucho ahorro y sacrificio. Por tanto, no respaldamos ni mucho menos pedimos una nueva oleada de cemento en la arena, sino la justicia a que las víctimas tienen derecho.

Hasta el último miembro de un colectivo ecologista elevaría su voz contra estos abusos si le hubiera tocado en fortuna poseer una casa en la costa y viera cómo de pronto se queda sin nada o incluso cómo el gobierno derriba esa casa y le obliga a abonar el importe del derribo. Éstos son los abusos contra los que estamos luchando desde nuestra fundación y las situaciones que queremos corregir por considerarlas incompatibles con la razón, la justicia y el derecho.

El reciente movimiento del Ministro trae cuenta principalmente de la declaración del pleno del Parlamento Europeo de 26 de marzo de 2009, que a instancias de la Plataforma afirmaba que España estaba aplicando la ley de costas de forma retroactiva, con arbitrariedad y sin indemnización suficiente, y que reclamaba de forma expresa su reforma. No fueron los constructores, los promotores ni los especuladores quienes redactaron esa propuesta, sino el grupo europeo de los verdes, que debería quedar libre de toda sospecha de los colectivos ecologistas españoles. Por tanto, no deseamos un enfrentamiento artificial con ellos y sí un debate social limpio, preciso y de altura.

La Plataforma confía en la buena voluntad y buen hacer del nuevo Gobierno y el nuevo Parlamento y espera que no nos encontremos ante una reforma legal hecha con la calculadora para estimar el incremento de la actividad económica que puede producirse en las playas como aliviadero de la crisis. Desde el inicio hemos planteado a la sociedad un problema humano y moral especialmente grave y en consecuencia reclamamos una reforma que resuelva ese problema a satisfacción.
PNALC