La Ley de Costas, declarada parcialmente inconstitucional

http://www.eleconomista.es/legislacion/noticias/7146673/11/15/La-Ley-de-Costas-declarada-parcialmente-inconstitucional.html

Tres artículos de la norma vulneran la Carta Magna

2015|11|14

El Tribunal Constitucional (TC) ha declarado inconstitucionales tres artículos de la Ley 2/2013, de 29 de mayo, de protección y uso sostenible del litoral y de modificación de la Ley 22/1988 de Costas. Así, en una sentencia publicada ayer, de la que ha sido ponente el magistrado Fernando Valdés Dal-Ré, el TC admite parcialmente el recurso presentado por el Partido Socialista.
En primer lugar, el fallo anula la nueva redacción del apartado quinto de la Disposición transitoria primera de la Ley de Costas, que excluye del dominio público aquellos enclaves privados que se hubieran inundado artificial y controladamente como consecuencia de obras o instalaciones realizadas al efecto, aun cuando sean naturalmente inundables.
Según el Tribunal, la pretensión de excluir porciones del dominio público natural en atención a su transformación artificial y al tipo de explotación resulta constitucionalmente inadmisible y supone una vulneración del artículo 132.2 de la Constitución Española (CE).
Deslinde de Formentera
El deslinde de la isla de Formentera, que establece criterios específicos para su zona marítimo-terrestre y sus playas, también es contrario al 132.2 CE. La sentencia afirma que no existe justificación racional para establecer una diferencia de trato de dicho territorio con respecto al resto del archipiélago balear o la costa española.
El TC también rechaza la garantía de funcionamiento temporal de depuradoras que deban cambiar de emplazamiento por una resolución judicial que establece Disposición adicional novena. El artículo prevé que estas instalaciones que deban ser reubicadas en cumplimiento de una resolución judicial, continuarán temporalmente su actividad, en el mismo emplazamiento, mientras perdure la situación de dificultad económica.
Este artículo, vulnera la potestad de jueces y tribunales para hacer ejecutar lo juzgado y, también, el derecho a la ejecución de las resoluciones judiciales firmes, al obstaculizar de forma desproporcionada el cumplimiento del fallo, asevera el TC.