La Ley de Costas

http://www.lavozdealmeria.es/vernoticia.php?IdNoticia=94641&IdSeccion=9

2015|11|17: Kayros

Hoy podrá parecer un despropósito no hablar de la gran matanza de París, tema que tiene sobrecogido al mundo libre. Desde aquí poco es lo que podemos añadir, salvo manifestar mi condolencia a la familia de las víctimas y unirme de corazón a todos los demócratas del planeta que luchan contra el odio y la sinrazón. Viví lo de las Torres gemelas de Nueva York, lo del  Metro de Londres, el 11-M español y ahora este gigantesco horror en la ciudad de la luces.
La vida sigue pese a todo y debemos volver a la normalidad tomándonos todas las precauciones posibles. Hoy quisiera comentar una noticia que parece quedó olvidada entre las urgencias informativas de los secesionistas y  demás líos. Me refiero a la ley de costas promulgada por el PP que ha sido anulada en parte por el Tribunal Constitucional en respuesta al recurso presentado por el grupo parlamentario socialista. No es la primera vez que la ciudadanía se ha quejado de lo que han hecho con  nuestro litoral promotores y constructores aprovechándose bien de una ley del suelo que daba rienda suelta al enriquecimiento fácil. Hay quien se llena la boca de lo fructífero y desarrollista que fue  el mandado de Aznar sin reparar en que desde Cataluña hasta Huelva  el  dominio – marítimo- terrestre  se convirtíó para algunos  en la casa de la Troya. Ni siquiera las voces  alzadas contra el cambio climático y sus peligros inmediatos detuvieron la fiebre del ladrillo que venía a robarle a la playa sus viejas escrituras.
El Tribunal Constitucional anula algunas cosas sobre el litoral pero tampoco se pasa. Por ejemplo: no ha declarado inconstitucionales las disposiciones que establecen que la zona de servidumbre de protección costera pase de 100 a 20 metros en los núcleos urbanos y se extiende a 75 años la concesión de las casas construídas legalmente antes de la entrada en vigor de la ley de 1988. No se puede negar que es una ley pensada para favorecer  a los propietarios de los chalés que tocan casi el agua. Como sea verdad lo que anuncian sobre la presumible subida del mar, los dueños de estas construcciones pueden salir por el balcón, acordándose del Algarrobico que por lo menos lo levantaron sobre una montaña.