LOS CHIRINGUITOS EMPIEZAN A RECIBIR SUS CONCESIONES TRAS SIETE AÑOS DE LUCHA

http://www.ideal.es/granada/costa/201510/20/chiringuitos-empiezan-recibir-concesiones-20151019212509.html

Llegan a la Costa 16 ‘licencias’ de establecimientos de Salobreña y Almuñécar, pero aún faltan 28 que irá concediendo la Junta

2015|10|20 LAURA UBAGO

Después de más de siete años de lucha, de intranquilidad y de tensa espera, los chiringuitos de la Costa Tropical ya han comenzado a renovar sus concesiones, los papeles que concederán a sus dueños el derecho a explotarlos durante 30 años más -revisables cada diez-.
El sector de los chiringuitos granadinos vive con ilusión este momento histórico que les ayudará a modernizar sus negocios sabiendo que amortizarán esa inversión a largo plazo.
La Junta de Andalucía, a través de la delegación de Medio Ambiente, ha sido la encargada de aprobar y renovar esas concesiones que han llegado ya para 16 chiringuitos de las playas de Almuñécar, La Herradura y Salobreña. En total, son 44 los establecimientos playeros de la Costa granadina que tienen que conseguir papeles nuevos, así que aún 28 están a la espera.
Según explicó la delegada de Medio Ambiente, Inmaculada Oria, se irán resolviendo poco a poco conforme vayan teniendo toda la documentación.

Muchos días de incertidumbre y de ‘no nos moverán’

Los chiringuiteros granadinos aún no pueden creerse que las concesiones estén llegando y que sea, por fin, momento de reformar sus locales y modernizarlos con la tranquilidad de saber que los explotarán por 30 años. Para ellos, han sido siete años duros porque la ley antigua y su aplicación allá por 2008, los amenazó con echarlos de la arena a los paseos marítimos. Entonces comenzó una campaña social de apoyo a estos establecimientos de la playa que gritaron su particular ‘no nos moverán’.
Ahora sus ilusiones están también renovadas y se avecinan muchos cambios, obras que los convertirán en lugar de referencia en las playas andaluzas, como siempre han soñado.
Una vez que reciban la concesión, como es el caso de los 16 chiringuitos, estos tendrán seis meses para realizar cambios y a los seis meses la Junta revisará el replanteo de obra, comprobará que todo se ajusta al proyecto y que se adaptan a la normativa.
En el caso de algunos establecimientos de la playa motrileña de Poniente se está esperando un informe del ministerio, de Costas, para que determine si su situación se ajusta a la nueva ley y reglamento. «Para los propietarios de los chiringuitos conseguir las concesiones es algo muy importante porque por fin pueden tener tranquilidad y saber que están respetando la legalidad. Antes estaban en un limbo y ahora tienen una garantía», apuntó a IDEAL la delegada de Medio Ambiente granadina.
Inmaculada Oria recordó que las concesiones temporales, como las barcas para asar espetos, seguirán tramitándose a través de los planes de playas presentados por los propios Ayuntamientos y que este sistema estaba siendo muy efectivo. Las concesiones de los chiringuitos ha sido cada propietario el que las ha solicitado tal y como indicaba el nuevo reglamento.

No es aún una victoria

Pese a estar muy contentos con la llegada de las primeras concesiones, Francisco Trujillo, presidente de la asociación de empresarios de playa granadinos quiso dejar claro que para ellos, la victoria completa después de tanta lucha, será cuando tengan los papeles renovados los 44 chiringuitos de la Costa Tropical.
«Para nosotros existe un único expediente, que es el de la asociación, el de todos, y la satisfacción no será completa hasta que no lleguen las concesiones de todos los establecimientos», expresó Trujillo, que dijo que, mientras, seguirán trabajando y que la sintonía con la Junta ha sido muy buena.
Una vez tengan las concesiones, los chiringuitos realizarán obras de modernización, algunas más pequeñas, otros se demolerán por completo para renovarse. «Lo que sí se cumplirá es que todos vamos a tener baño para discapacitados, uno cada 200 metros de playa, abierto siempre para todo el público. Para nosotros es una satisfacción», dijo Trujillo.